ABOUT US CONTACT US JOIN OUR E-MAIL LIST OUR LINKS SITE MAP SEARCH SITE
> MA'AT MAGAZINES > Marzo, 2010 > Lo Que Podemos Aprender De La Atlántida Y Lemuria
Table of Contents Ma'at Magazines Ma'at Shop News Archives

Lo Que Podemos Aprender De La Atlántida Y Lemuria

Haití — La Conexión Atlante

Por Stephen Thomson

Como la mayoría de nosotros, he especulado acerca de la verdadera ubicación de la Atlántida. Durante años, mi mente comenzó a moverse en dirección de Islas como Haití, como si fueran una parte restante de la masa de tierra de la Atlántida. Esto me parecía lógico, tanto como la sugerencia de que las Islas del Anillo de Fuego del Pacífico son los últimos vestigios de Lemuria. Durante los más de veinte años que viví en Metro-Nueva York, tuve el honor de conocer a un gran número de haitianos que emigraron de su hogar para una mejor vida en los Estados Unidos. Fui testigo a través de sus vidas de lo que las personas están dispuestas a hacer para crear una mejor vida para ellos y sus familias. Orgullosos de su herencia y sus tradiciones, son personas trabajadores, personas orientadas a la familia y la comunidad. Así, el mayor regalo de los haitianos que conocí fue su disposición para compartir su conocimiento espiritual basado en el alma, y la dedicación sus creencias. El pueblo haitiano tiene un fuerte sentido de la importancia de sus tradiciones espirituales y “caminar lo que hablan”.

Cuando empecé a conocer personas de Haití y comencé a aprender de sus tradiciones espirituales, mi suposición acerca de la conexión de Haití con la Atlántida parecía ser fortalecida. Parecía haber un conocimiento profundo y antiguo de Dios y el Universo que era innato – genéticamente basado, en el pueblo haitiano. Muchos de estos nuevos amigos se volvieron maestros muy importantes para mí. Puesto que hice “promesas” acerca de la información que recibí, no puedo compartir en detalle lo que aprendí. Lo que puedo revelar es que con el paso de los años me dijeron de muchas instancias de “adeptos espirituales avanzados” alrededor del mundo que viajaban a Haití para conducir ciertas ceremonias y rituales, las cuales solamente podían llevarse a cabo en la Isla. Todos los haitianos que conocía parecían tener conocimiento acerca de este tipo de actividad espiritual sucediendo en su país y que esto era parte de las formas tradicionales del pueblo y de su tierra. El pueblo de Haití, incluso con las difíciles condiciones de vida de su País, nunca abandonó sus tradiciones espirituales o creencias. Sigo creyendo que hay grandes tesoros espirituales en Haití, y de la conexión Atlante.

La dicotomía vista en la vida de las personas de Haití también sirve como un claro ejemplo de la naturaleza dual de nuestro mundo. Por un lado, un sentido profundamente enraizado de Dios, en contraste con una miserable pobreza y las necesidades de la mayoría de las personas siendo desatendidas. Esto me pone a pensar en las experiencias documentadas acerca de lugares como Monte Shasta, y Sedona, en donde lo que existe en otra frecuencia está justo frente a nosotros, incluso más allá del rango de la vista física. Entramos en un tiempo y espacio basados en nuestra propia habilidad de “ver” y creer. Vemos lo que podemos creer.

 

La Atlántida, Haití y Nuestro Mundo Actual

La historia espiritual y mundial tienen en común la causa de la caída de todas las grandes civilizaciones. Esa causa es la afectación de la tecnología en la era actual, y su impacto en toda la humanidad. En la historia temprana de nuestro mundo, los avances tecnológicos estaban dirigidos a los procesos mecánicos de la vida. Piensen como ejemplo en el arado. Estos tipos de herramientas hacían posible desarrollar más trabajo en menos tiempo. Con esto se produjeron más bienes y se comenzó a acumular riqueza. Con el dinero llegan muchos deseos humanos, incluyendo el deseo de poder. Sabemos a dónde lleva esto. Ahora encontramos los avances en tecnología siendo dirigidos a los aspectos intelectuales de la vida más que a los materiales. En muchas instancias, algo o alguien más está pensando mucho por nosotros. El impacto sobre nosotros y sobre nuestras vidas es algo que se está convirtiendo en una preocupación mayor.

Vivimos en una era increíble en la que los avances tecnológicos se han vuelto una parte integral de la vida cotidiana. Nos encontramos con más cosas para ayudarnos a sobrellevar el día, las cuales están más allá del rango de nuestra habilidad creativa individual. Todo lo que tenemos que hacer, por ejemplo, es pensar en el impacto de las computadoras y el internet en nuestras vidas. Más aún, los avances tecnológicos de nuestro día han creado más tiempo libre que en cualquier otro tiempo registrado en la historia. De esta manera, cada uno de nosotros tenemos acceso a herramientas creadas por otros, las cuales ahorran una gran cantidad de tiempo y energía.

El impacto de este cambio es profundo de forma positiva y negativa. Por un lado, somos capaces de comunicarnos y acceder a información en formas que no hacíamos antes. Nuestro mundo se ha vuelto más pequeño, conforme la humanidad sigue avanzando hacia un estado de Un Mundo. Así el efecto opuesto es tal vez incluso más dramático y con un impacto de mucho más alcance. Nos hemos convertido en un mundo en donde el individuo se está volviendo cada vez menos importante, mientras la tecnología toma el lugar del factor humano. Piensa en las corporaciones que ya no se preocupan de la misma forma por el bienestar a largo plazo de sus empleados, por ejemplo. Lemuria, la Atlántida, el Imperio Romano y posiblemente los Estados Unidos ahora, son ejemplos de sociedades avanzadas que son dramáticamente impactadas por la tecnología del tiempo. Cuando el Imperio comienza a perder de vista a su gente – el factor humano, y el materialismo sobrepasa al espiritualismo, las cosas comienzan a desmoronarse.

Ahora vivo en San Diego y en el periódico del domingo pasado había un artículo sobre Haití. Las personas están hacienda responsables a sus líderes del trágico evento del mes pasado. Sienten que sus líderes han perdido de vista la espiritualidad y que los problemas que están enfrentando han sido causados por este cambio en su país.

Cuando el aspecto espiritual humano se pasa por alto y se reemplaza por un objetivo o premio material, estamos verdaderamente yendo en la dirección equivocada como la raza que ocupa actualmente el planeta. En los años por venir, vamos a seguir viendo el impacto de la tecnología sobre los frentes socio-económicos, conforme la división entre pobres y ricos se vuelve más exagerada. Hemos perdido de vista el factor humano en nuestro mundo y solo se va a volver más pronunciado. En las tantas formas en las que la tecnología ha creado unidad entre las personas de nuestro planeta, no ha creado una forma de evolucionar en formas equilibradas y armoniosas.

Haití queda como otra llamada a despertar para todos nosotros, para dar un paso hacia adelante y trabajar con los dones que hemos desarrollado a nombre de toda la humanidad.

 

Sus preguntas y comentarios son bienvenidos. Por favor escríbanme a steve@stephenthomson.net o visiten mi sitio web www.stephenthomson.net

 

También asegúrense de comprar el libro de Cal Garrison, The Astrology of 2012 and Beyond. Encontrarán información muy interesante acerca de la energía en nuestro planeta en este tiempo. Pueden obtener una copia en la tienda Ma’at.


Stephen Thompson

Sobre Stephen Thomson

Steve Thomson es un escritor, maestro, y psiquico, reconocido en los Estados Unidos. Imparte talleres sobre practicas de metafisica, incluyendo meditacion, expansion de los sentidos psiquicos, magia espiritual, el Tarot, y la Kabbala. Tambien organiza y guia viajes a los sitios sagrados alrededor del mundo. Por mas de 20 anos, Steve ha sido miembro de la Orden de los Rosacruces AMORC y ha sido alumno de la Hermandad de Auto-Realizacion de Paramahansa Yogananda por mas de 10 anos. Su libro titulado The Secret Key (La Llave Secreta) esta disponible en nuestro sitio web.

Puedes escribirle a Steve a Steve@stephenthomson.net
o visitar su sitio web: www.stephenthomson.net